Satisfacción del personal

SemioticTransfer AG, con sede en Baden (Suiza), da empleo a más de 15 trabajadores y a unos 80 traductores autónomos fijos.

SemioticTransfer AG apoya la formación profesional y continua de sus empleados en el marco de los sellos de certificación de calidad ISO 17100 e ISO 9001.

Para fomentar el relevo generacional en la gestión de la traducción y permitir unas primeras experiencias laborales prácticas a los estudiantes, SemioticTransfer AG participa en el proyecto europeo Agora de empleo transnacional para estudiantes de traducción.

 

Testimonios de empleados: Michaela

Tras finalizar mis estudios de traducción, tuve que decidir hacia dónde orientar mi carrera profesional. Buscaba sobre todo un puesto lleno de experiencias en el campo de los idiomas, y eso fue precisamente lo que me ofreció SemioticTransfer como Language Manager con un contrato en prácticas.

Pese a los numerosos y muy variados tipos de tareas de esta profesión, puedo resumir mis actividades con una palabra: COMUNICACIÓN. A diario estoy en contacto con muchos interlocutores de los sectores más diversos.

El proceso de comunicación comienza con el cliente, quien transmite sus deseos.
Mi tarea reside, por decirlo en pocas palabras, en satisfacer dichos deseos con ayuda de nuestros traductores especializados, revisores, editores, redactores, etc. Cada uno de ellos requiere que le proporcione diferentes informaciones e instrucciones para cumplir sus funciones.

Si el cliente desea una traducción jurada, una apostilla o una autentificación para un determinado país, se suman al proceso otros interlocutores como el notario, la oficina de pasaportes y patentes o un consulado. A estos también hay que proporcionarles información relevante para satisfacer los deseos del cliente.
En último lugar, me gustaría poner de relieve la comunicación indispensable y siempre fluida con mis compañeros y la dirección. Puedo confiar siempre en su apoyo, incluso cuando, en ocasiones, nos comunicamos desde distintos continentes.

Todos los interlocutores mencionados tienen diferentes deseos e intereses, así como una necesidad de información individual. Por tanto, un buen Language Manager debe intentar ponerse en el lugar de cada interlocutor. Para seguir mejorando esta capacidad, después de mi contrato de prácticas se me ofreció la posibilidad de seguir colaborando con SemioticTransfer.

Michaela, austriaco, Language Manager y Proofeader

 

Testimonios de empleados: Lukas

Durante mis estudios universitarios de Ingeniería Industrial, SemioticTransfer AG pudo ofrecerme jornadas de trabajo flexibles con mucha responsabilidad y autonomía. Por aquel entonces, estaba al cargo del marketing online y del soporte de primer nivel de TI. Ese fue el comienzo de una larga colaboración.

SemioticTransfer AG tiene una organización descentralizada que permite a la empresa responder de forma flexible a las influencias globales. Además del intercambio intercultural con nuestros centros en México y Bangkok y con algunos gestores de proyectos en Holanda y Brasil, considero muy interesantes las decisiones estratégicas de la empresa en las que toman parte los empleados. En SemioticTransfer AG he podido reconocer en la práctica algunas teorías de mi carrera universitaria. De este modo, después de mis estudios también me fueron encargadas tareas de gestión. Actualmente puedo realizarme profesionalmente, sobre todo, en el ámbito de la optimización de procesos y de la gestión de la calidad. SemioticTransfer AG ha tenido en cuenta mis intereses y puntos fuertes y me ha ofrecido oportunidades adicionales. Esto me motiva y hace que disfrute todos los días de mi trabajo.

Me parece excelente como los empleados de SemioticTransfer se apoyan mutuamente y hacen progresar a la empresa. La sintonía entre los ellos es muy buena. Puesto que provengo del mundo de la técnica y la economía, pude aprender mucho sobre idiomas de los otros empleados. Por ejemplo, que una traducción no es solo una traducción y que hay que atender a las costumbres lingüísticas y culturales del país de destino.

O, ¿sabe qué se quiere decir con Transcreation o con gestión de terminología?

SemioticTransfer AG ha ampliado mis horizontes, desde una perspectiva tanto técnica como intercultural.

Lukas, industrial engineer, IT y prozess manager

 

Testimonios de empleados: Tamara

Colaboro con SemioticTransfer desde la fundación de la empresa.

Al principio, era autónoma y traducía al portugués de Brasil. Al cabo de medio año, fui contratada a jornada completa como traductora y correctora. Seis meses más tarde me inicié en el área de Language Management y gracias a las opciones de desarrollo y oportunidades de promoción internas, desde 2005 trabajo como Senior Language Manager.

En la actualidad, después de medio año de baja por maternidad, trabajo a media jornada y principalmente como revisora. Trabajar con idiomas es muy interesante y variado. Estos evolucionan y se adaptan a los nuevos tiempos, con lo cual siempre hay algo nuevo que aprender.

En nuestro trabajo empleamos, a menudo, nuevas tecnologías, ya que siempre surgen nuevos programas mejorados para la edición de textos y la representación gráfica. Al mismo tiempo, salen constantemente al mercado nuevos paquetes de software para fines administrativos, así como herramientas de traducción asistida por ordenador. Las dificultades a las que nos enfrentamos son amplias y el desarrollo continuo en estas áreas es sumamente interesante. El día a día nunca es aburrido…

Lo que más me gusta de trabajar con SemioticTransfer es el extraordinario espíritu de equipo, la posibilidad de comunicarme con personas de todo el mundo y el intercambio de ideas constante y directo con la dirección. Te sientes parte del éxito de la empresa y motivada para actuar con iniciativa.

Tamara, Senior Language Manager y Proofreader

 

Entrada de blog: Mis prácticas en SemioticTransfer AG en Baden (Suiza)

Durante mis estudios universitarios de Traducción en la ZHAW (Universidad de Ciencias Aplicadas de Zúrich) debo realizar un semestre de prácticas. Por eso yo estaba buscando una empresa en la que pudiera desarrollarme y aprender muchas cosas nuevas.

En SemioticTransfer AG era posible precisamente esto: un trabajo variado y tareas muy interesantes.
Durante los seis meses me he sentido muy a gusto.

El equipo, joven y dinámico, me ha recibido con los brazos abiertos. El equipo de SemioticTransfer AG trabaja en todo el mundo. No todos los miembros de nuestro equipo se encuentran en las oficinas en Baden. Vaneska trabaja desde Holanda, Eva y Tamara viven en cambio en el caluroso Brasil y Mariana disfruta de la bonita Francia. Pero a todos nos une una cosa: ¡Skype!

En el primer mes tuve la suerte de que Sara, otra compañera de prácticas, me iniciara en el procedimiento. Ella me ayudó y me explicó los diferentes pasos para trabajar con el asistente de idiomas, dos veces si era necesario. Esto era verdaderamente fantástico. Cuando Sara nos dejó para realizar su trabajo de Máster tampoco tuve que arreglármelas sola. Michaela, mi fiel compañera, tuvo que ocuparse de mis dificultades iniciales.

Pero no solo a ella le importunaba con miles de preguntas, sino que también Vaneska, Eva y Tamara recibían habitualmente su parte.

Claro que he exagerado un poco para el blog, pero solamente para mostrar la estupenda atmósfera y la gran disposición a ayudar que reinan en nuestro equipo. ¡El apoyo mutuo lo es todo para nuestro súper equipo!
Realmente he disfrutado durante mi estancia en SemioticTransfer AG. Cada día he podido aprender algo nuevo. He podido desarrollarme y ver cómo puede ser mi futuro cercano.

Por eso quiero dar las gracias de todo corazón también al Dr. Arno Giovannini, que ha hecho posible que pudiera realizar esta pequeña pausa en mis estudios.

Alessandra, estudiante ZHAW, Suiza, aprendiz de Junior Language Manager

 

Mi experiencia en Semiotic Transfer AG

Llegué a la ciudad de Baden en tren: en teoría, la oficina estaba a cinco minutos de la estación, pero ya llevaba andando al menos 20 minutos. Me di cuenta de que probablemente me había perdido. Por suerte, había llegado antes de la hora acordada para el encuentro, pues había contado con la posibilidad de perderme, al tratarse de una ciudad nueva.

De repente vi el edificio amarillo con el logo “Merker-Areal” y, contenta, me puse a buscar la oficina. Después de encontrarla, subí las escaleras, entré y saludé a los presentes. Michaela y Lukas ya llevaban un tiempo trabajando allí, al igual que el señor Giovannini, que me esperaba en su despacho.

Nuestro primer encuentro resultó realmente agradable, y el ambiente relajado me ayudó a superar las inseguridades a las que todo el mundo se enfrenta el primer día de trabajo.

Mi puesto de trabajo era amplio y cómodo, algo que no hay que subestimar, pues allí pasaría jornadas enteras. Me dieron tiempo para acomodarme y, justo después, me explicaron lo que tendría que hacer. El “calentamiento” fue muy intenso y me ayudó a que, en nada de tiempo, casi sin darme cuenta, pudiera verme en medio de todo el barullo, como en el rugby, donde ya estaban mis nuevos compañeros.

Mis compañeros no solo son profesionales y están capacitados, sino que, además, a partir del primer día me ayudaron y me enseñaron desde el primer momento que estábamos allí para colaborar y en ningún modo para competir. De este modo, el señor Giovannini, al que llamamos Arno, siempre ha entendido que es importante dar espacio a nuestras opiniones al mismo tiempo que se mantiene como nuestra persona de referencia.

Gracias a este trabajo he tenido la oportunidad de aplicar a la práctica a diario los conocimientos lingüísticos adquiridos en la universidad así como de aprender cada día algo nuevo en los aspectos lingüístico, administrativo, burocrático, económico y comercial, al igual que en todos los aspectos culturales. Con este trabajo he pasado de inmediato a la primera división. No podía hacer otra cosa que dar lo mejor de mí para alcanzar los objetivos, tanto mi objetivo personal como el de la empresa.

Ha llegado el momento de decir adiós a esta experiencia formativa tanto a nivel profesional como personal, aunque más bien se trata de un “hasta luego” y no de una despedida.

Sara, 24 años, italiana, gestora lingüística junior

 

Mis prácticas en Semiotic Transfer AG

Unas prácticas son una valiosa experiencia formativa en la que la persona en prácticas puede hacerse de verdad una idea de si la tarea que lleva a cabo es apta para ella o no. Por supuesto, debe ser un acuerdo mutuo: por un lado, la empresa debe garantizar condiciones de trabajo que permitan verdaderamente el crecimiento de las personas en prácticas. Estas personas, por otro lado, deben demostrar fiabilidad y consciencia de su responsabilidad.

En Semiotic Transfer AG, esto se hace posible. El señor Giovannini comparte sus conocimientos, pero no los impone. De hecho, en la oficina encontré condiciones que me facilitaron la mejora de mis conocimientos. Desde el principio tuve un tutor que me ayudó en las primeras fases del trabajo y con cuya ayuda podía encontrar toda la información que necesitaba a corto plazo. No obstante, si tenía preguntas más especiales y concretas, podía dirigirme sin problemas a todos mis compañeros y compañeras, cuya ayuda me resultó esencial. Todos sabían siempre dar un consejo que iba más allá de responder simplemente a mis preguntas.

Aunque los días eran largos, se pasaban volando: por suerte, nunca me aburrí y a veces ya había caído la tarde sin que me diera cuenta.

Tuve la oportunidad no solo de conocer los procedimientos ya establecidos de la empresa, sino también de adaptar mis conocimientos a las novedades junto con los demás y compartir pensamientos y opiniones en este sentido.

En el último mes de trabajo, cuando ya tenía la situación bajo control, también tuve la oportunidad de trabajar como tutora de una nueva chica en prácticas. Resultó ser una tarea de lo más interesante, pues sabía cómo podía ayudarla, ya que vi que tenía las mismas preguntas y dificultades iniciales que había tenido yo cuando estaba en su lugar.

Gracias a estas prácticas he aprendido una profesión; a nivel personal, sin embargo, he aprendido muchísimo más. En especial, he aprendido a dominar las situaciones de estrés de diferente manera: el contacto constante con los clientes requiere la comunicación interpersonal y la coordinación de los plazos en todo momento. Se debe hacer todo lo posible para cumplir en todo los deseos de los clientes y, al mismo tiempo, garantizar la calidad del servicio. Por este motivo, hay que tener siempre la capacidad de encontrar una solución, incluso si parece que no se puede resolver el problema. A veces hay que empezar de cero, pero hay que recorrer el camino desde el principio hasta el final.

Sara, 24 años, italiana, gestora lingüística junior

Share on Google+Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterPin on Pinterest